La industria editorial está cambiando. Los procesos en torno al libro se han visto modificados gracias a las nuevas tecnologías y a la infinita biblioteca online que ofrece títulos por doquier. Los encargados del fomento a la lectura, también han cambiado, surgiendo personajes como los Booktubers; jóvenes que comentan libros a través de internet.

 

La mayoría no rebasa los 25 años, y el fenómeno mediático que han protagonizado se debe en gran medida su dinámica de interacción a través sus videoblogs en la red social youtube (de ahí el mote booktube); donde reseñan libros, los comentan, sugieren lecturas y realizan dinámicas diversas. Esta forma de ‘compartir’ la literatura, ha funcionado como un elemento dinámico de fomento a la lectura entre jóvenes, llegando a considerarse por algunos medios, como los críticos literarios de esta generación, por el impacto.

Los booktubers Vale Bigotes, Marianna G, Claudia Ramírez, Raiza Revelles, Fa Orozco, Alberto Villarreal,  MIguel Ochocinco, Alexander Ayala, Alberto Rebolledo y Fer Mendez; estarán presentes en la FeNaL con un encuentro de BookTags, que se realizará en el Patio de los Cuentos el 1 de mayo al medio día. En este encuentro, además de la interacción con sus seguidores, lanzarán algunas competencias para saber quién lee más o quién recuerda un mayor número de títulos.

Este nuevo encuentro se realiza a un año de la estampida que causaron en la FeNaL 2014, cuando convocaron a cientos de jóvenes, transformando la ‘charla’, en una firma de libros. Aunque ninguno de ellos, se ha sumergido en la escritura, la recomendación del libro en turno, les ha valido un papel protagónico entre el libro y el lector: “han conseguido ampliar el universo de lectores a partir de los ejercicios que están haciendo en las redes sociales”, de acuerdo con el escritor Juan Domingo Argüelles.

Y es que hablando de los procesos en torno al libro, los booktubers con su larga fila de seguidores y las millones de visitas a sus videos, se han convertido en protagonistas de la nueva ‘opinión pública’. Para algunas editoriales, significan una arteria de oferta editorial.

La nueva estrategia del mercado de libros está en aprovechar estos canales, enviar las novedades para que los booktubers los reseñen y así promoverse. Y basta ver números, ya que algunos de estos reseñistas, cuentan con más de 50 mil seguidores y más de un millón de visualizaciones.

No te pierdas este encuentro en la FeNaL 2015Consulta aquí la programación completa.