Con una elocuente interpretación, el Coro Nacional del Perú estrenó este domingo la Catedral Metropolitana de León como escenario del Festival Internacional Cervantino, al ofrecer un concierto gratuito con la Misa Andina, creación sacra de compositor peruano Alejandro Núñez Allauca.

 

Alrededor de 700 personas colmaron el recinto dedicado a la Virgen de la Luz, en una presentación que tuvo como invitado de honor al embajador de Perú en MéxicoJulio Garro Gálvez, quien agradeció al festival la oportunidad de mostrar parte de la gran riqueza cultural y el talento artístico de la nación andina en nuestro país.

Fechada a finales de los noventa, la Misa Andina de Núñez Allauca es una composición que sigue los cánones de la misa antigua en latín, aunque con sutiles referencias, en algunos de sus pasajes, a las rítmicas y colores de la música sudamericana.

Casi 40 voces, bajo la dirección de Javier Súnico Raborg, dieron vida a la partitura de Núñez Allauca, dividida en 24 secciones: desde el “Kyrie” inicial que se desplegaba lentamente como una flor abriéndose a la luz, hasta un “Gloria” vibrante y rítmico o “Agnus Dei” que marcaba el final de manera apoteósica.

Junto a la solidez del coro peruano, resaltó la participación de los solistas María Rondón, Josefina Brivio, Juan Pablo Marcos bHumberto Zavalaga, además del acompañamiento de Arturo Hinostroza Omer Albarracín, al piano y órgano, respectivamente.

Entusiasmado, el público despidió con gran calidez al conjunto coral peruano, obligando a un encore ya más situado en los terrenos de la música popular peruana.

Carlos María Flores Riveira, director general del Instituto Cultural de León, mencionó antes de iniciar la presentación que esta es la segunda ocasión que un conjunto nacional peruano participa en el Festival Internacional Cervantino en León, tras la visita, el año pasado, del Elenco Nacional de Folclore que ofreció las funciones inaugurales en la Alhóndiga de Granaditas y el Teatro Manuel Doblado.