Cuentos Jariosos al Alimón, un pícaro compañero de juerga que habitará en tu bolsillo.

Absurdísimo, decadencia y negación… son constantes del día a día para el mexicano. Puede parecer una declaración bastante contundente y cínica, pero son conceptos propios de nuestra cultura popular. Lo cantamos en cantinas y trasnochadas (“hay momentos en que quisiera mejor rajarme”… “no vale nada la vida”… “ay, ay, ay, ay, canta y no llores”… “duerme soñando, con tus ojos tan plenos despiertos”… “hoy quiero saborear mi dolor”… “voy camino a la locura y aunque todo me tortura sé querer”… “y duele, como me duele el olvido”…).

Y es precisamente ahí, en una cantina de la ciudad de Guanajuato, que nació el libro Cuentos Jariosos al Alimón; entrefilosofía de bar y malas decisiones.

Después de una plática con los autores se hace evidente la polaridad que puede existir entre un licenciado en letras españolas por la Universidad de Guanajuato (Juan Carlos Peña Rojas, Ciudad de México, 1990) y un aspirante a maestro en finanzas por la EGADE (Alejandro Zermeño Román, León, 1992). Polaridad que, lejos de crear fricción, estableció el ambiente ideal para analizar al México moderno. Lo único que estos dos tienen en común es su humilde cruzada por la verdad, una verdad honesta que se siente cómoda con la dualidad de su grotesca belleza.

Los autores de estas “ficciones incriminatorias, ridículas y exageradas”, complementadas con las ilustraciones de un diseñador gráfico por la IBERO (Luis Barbero, Ciudad de México, 1990), plasman en ellas algunas de las reflexiones que se suscitaron entre copas, humo y música, a través de técnicas de creación literaria que se iban desarrollando al momento, a la mexicana. Pues era necesario hallar métodos que les permitieran armonizar sus líneas de pensamiento.

El lector encontrará discusiones de cantina entre borrachos que con alcohol y corajes del pasado olvidan su compadrazgo para terminar mal la noche (Charla de borrachos), deudas que se vuelven impagables en mundos distópicos (Cliente C04), curadores ‘intelectualoides’ que tratan de aniquilar las propuestas de arte emergente y a los mismos artistas, al tiempo que alaban la charlatanería estética (Gesamtkunstwerk), narraciones de excéntricos y repugnantes —aunque ‘gloriosos’— rituales de aceptación social y espiritual (Donomesku, el piadoso exterminador de plagas), el retrato de una sociedad sin identidad ni personalidad que vive para servir al sistema (Los sin rostro), o extraños y confusos viajes en el tiempo a través de las letras (Sillón turquesa).                                   

¡Y ojo! Este libro se consume como el aguardiente: de a traguitos para no hacer muecas y dejar que la esencia de éste penetre en los sentidos.

En conclusión, “antes de marcharte permíteme ofrecerte un antidepresivo si es que piensas recordar el pasado, o tal vez un ansiolítico si vas a ‘planear’ tu futuro, y si quieres vivir el hoy te puedo servir un trago de mezcal” (La bienvenida).

Ficha:

Primera Edición, febrero 2019
León, Guanajuato
Autores: JC Peña y Zermeño R.
Ilustraciones: Luis Barbero
Edición Kindle de venta en Amazon por 95.18 pesos (bit.ly/CuentosJariososAlimon)
Edición impresa de venta en 150 pesos.

Esta artículo es parte de la Revista Alternativas 104, para leer la revista completa da click aquí.